Bestias Lunares
Image Unavailable

Aunque capaces de alterar su forma y su tamaño, su aspecto habitual recuerda al de un anfibio abotargado sin ojos y con tentáculos en su hocico, que emplean como órganos sensitivos. Poseen manos y pies palmeados y suelen llevar lanzas. La piel de las Bestias Lunares es viscosa y tiene un color grisáceo, ligeramente azulado. Las Bestias Lunares se comportan como seres humanos, aunque más primitivos. Tienen ciudades en el lado oscuro de la versión onírica de la Luna, desde la cual bajan a las Tierras del Sueño empleando unas galeras negras voladoras. En un pasado remoto sometieron a los hombres de Leng y, desde entonces, emplean a estos como esclavos. Para obtener nuevos esclavos y mediante el empleo de las galeras negras, las Bestias Lunares envían a los hombres de Leng al puerto de Dylath-Leen. Los hombres de Leng, disfrazados de comerciantes, adquieren esclavos humanos a cambio de rubíes extraídos en minas lunares. Los prisioneros adquiridos son enviados de vuelta a la Luna y, una vez allí, suelen ser destinados a trabajar en las minas.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License