Cavadores De Las Profundidades
Tunnelers

Los Cavadores de las Profundidades son llamados así porque no se conoce un nombre apropiado para ellos. Esta especie misteriosa y rara vez descrita está dotada de grandes poderes psíquicos, el más notable de los cuales es una poderosa forma de telepatía que les permite comunicarse con cualquier criatura viviente. Los Cavadores también pueden usar esta habilidad para invadir los sueños, robar pensamientos y recuerdos de víctimas en contra de su voluntad, e incluso comunicarse con espíritus muertos hace mucho. Usan su telepatía para saciar su sed insaciable de conocimientos. Estas extrañas criaturas se sienten atraídas por el conocimiento y se sabe que se congregan bajo fuentes poderosas de energía mística, poder psíquico y las ubicaciones terrestres en las que hay mayor influencia alienígena.

Los Cavadores de las Profundidades no son hostiles a menos que se les provoque. Si se les molesta, una de sus tácticas favoritas para eliminar molestias es cavar una serie de frágiles túneles bajo el hogar del objetivo elegido y al fin derribar toda la estructura de forma violenta. Si se tiene un encuentro físico, un Cavador puede atacar con sus enormes fauces de dientes como las de un tiburón. Sin embargo, el aspecto más peligroso de un Cavador es algo que no se puede controlar, un subproducto de su misma presencia y sus increíbles poderes psíquicos. Cada Cavador comunica continuamente descubrimientos, ideas y conocimientos a todos los demás, y a veces, si hay un cierto número de estas criaturas en la relativa cercanía de seres humanos, esas comunicaciones telepáticas pueden ser captadas inadvertidamente por humanos sensitivos. Cuando ocurre esto, puede que el indefenso receptor de tales pensamientos tenga sueños vívidos, episodios de sonambulismo sin haberlo sufrido nunca antes y al final puede llegar a oír voces que le susurran secretos días y noches constantemente.

En el plazo de meses de padecer la visión telepática, estos sueños y voces susurrantes se volverán constantes. Esto continúa hasta que la víctima muere, se vuelve completamente loca o hasta que los Cavadores son ahuyentados de alguna forma. Si las comunicaciones telepáticas son accidentales, el padecimiento de la víctima puede aliviarse simplemente mudándose; si la comunicación es deliberada, no hay lugar en la Tierra donde el alivio sea duradero. Los Cavadores viven en una red de cuevas que abarca la Tierra entera, cruzando incluso por debajo de los océanos. Tienen un gran nexo debajo de la ciudad sumergida de R'lyeh, uno de sus lugares favoritos donde pueden hincharse hasta saciarse con las emanaciones psíquicas del sueño de muerte del poderoso Cthulhu en su corte.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License