Ciudad Sin Nombre

Cuenta la leyenda que esta ciudad está en medio del desierto de Arabia. Sería una ciudad más antigua que cualquier otra civilización humana. La Ciudad sin Nombre formaba parte de diversas leyendas y mitos de parte de los Árabes. La ciudad originalmente se ubicaba en la costa pero cuando el mar retrocedió lo dejo en el desierto, esto trajo eventualmente la ruina de la ciudad. Actualmente, solo quedan sus ruinas, las cuales en la mayoría son templos con esculturas, ídolos, tumbas o tallados, y la mayoría de estos templos están cubiertos de arena. En tiempos antiguos La Ciudad sin Nombre fue construida y habitada por una raza sin nombre que eran similares a reptiles humanoides, la cual habría sido venerada por la humanidad. Estos seres parecían arrastrarse para moverse por lo que los techos de esta ciudad eran muy bajos. En los tallados de puede apreciar su origen y decadencia, sin mencionar que habrían diversas tumbas donde yacen estos seres. Aparentemente, estos seres tenían un punto de vista diferente al humano sobre la muerte, puesto en la mayoría de los tallados a los muertos se les puede apreciar dibujados como esencias que, a pesar de estar muertos, los siguen representando junto a los vivos. Fue aquí donde Abdul Alhazred, el poeta loco, autor del Necronomicon soñó antes de inventar su cita más famosa. Los reptiles mantuvieron una forma de vida en un vasto y luminoso paraíso ubicado en una caverna bajo la misma ciudad. Se postula que parece inspirarse en la antigua Irem, La Ciudad de Los Pilares, que por mucho tiempo se creyó legendaria a pesar de que Las Mil y Una Noches e incluso el Corán se referían a ella como una ciudad de Oriente Medio. Algunos, igualmente tratan de relacionar esta ciudad con Volubilis, una antigua ciudad romana anclada en el desierto de Marruecos.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License