El Dios Sin Rostro
Faceless

El Dios sin rostro es un avatar de Nyarlathotep. Es uno de los cuatro avatares de Nyarlathotep relacionados con la Esfinge. En este avatar Nyarlathotep se muestra como una esfinge de piedra negra de entre tres y cinco metros de alto, con alas de buitre, cuerpo de hiena y cabeza humana desprovista de rostro. Cuando este ser se enfurece, en el vacío de su rostro aparecen dos ojos de fuego que suelen causar la locura a quien los mira. Este avatar era venerado por una rama de La Hermandad del Faraón Negro. Los rituales se realizaban en torno a unos grandes ídolos de piedra negra erigidos en el desierto egipcio y que representaban al Dios sin Rostro. Poco se sabe sobre la clase de ritos que realizaban, pero probablemente incluyeran sacrificios humanos. Cuando concluía la celebración, el Dios sin Rostro premiaba a sus devotos enviándoles hacia delante o hacia atrás en el tiempo. Dada la naturaleza perversa de este ser, su culto acabó siendo prohibido y sus efigies abandonadas en el desierto, donde permanecen enterradas. Si alguien comete la imprudencia de desenterrar una, la furia contenida del Dios sin Rostro caerá sobre él y las efigies enterradas cobrarán vida para comenzar a acosarle hasta que este se rinda y decida afrontar su destino. Uno de los castigos que puede infligir el Dios sin Rostro a sus víctimas consiste en enterrarlas y dejar que sean devoradas por los buitres. Muchos de los apodos del Dios sin Rostro han sido interpretados erróneamente como nombres de avatares de Nyarlathotep, pese a que en realidad solo son otras denominaciones dadas a este mismo ser.

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License