Gla Aki
Glaaki

Gla'aki, el Habitante del Lago es semejante a una babosa repleta de espinas. Si está sumergido, puede emplear sus tres ojos retráctiles a modo de periscopio. Gla'aki llegó a la Tierra cuando se estrelló allí el meteorito que era su prisión. Concretamente, el meteoro impactó en Inglaterra donde, como resultado de la colisión, surgió el Valle del Severn. Además, la cárcel de roca que le retenía se destruyó y Gla'aki quedó libre, aunque retenido por las limitaciones que padece al ser una criatura acuática y que le obligan a permanecer en un lago. Gla'aki consigue adeptos mediante la emisión de sueños hipnóticos que hacen que, quienes lo reciben, vayan sonámbulos al lago en el que habita Gla'aki. Si no se despiertan a tiempo y se han acercado demasiado al Primigenio, este usará sus espinas para atacarles. Dichas espinas contienen un veneno mágico que destruye el cerebro de las víctimas y convierte sus cuerpos en esclavos condenados a venerar a Gla'aki hasta el fin de sus días. Gla'aki también cuenta con algunos servidores que no han sido convertidos y que le veneran voluntariamente. Sin embargo, estos son minoritarios. Gla'aki, al contrario de lo que cualquiera podría pensar, es una criatura inteligente. Se dice que algunos de sus devotos recogieron los conocimientos de hechicería de este Primigenio en los tomos conocidos como las Revelaciones de Gla'aki.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License