Hastur
Image Unavailable

Hastur es un Dios Primigenio. Originalmente Hastur fue El Dios de Los Pastores, en esta forma Hastur es retratado como un dios benevolente para sus fieles seguidores. Se le consideraba vástago de Yog-Sothoth, medio hermano de Cthulhu y compañero de Shub-Niggurath. Hastur fue presentado como una deidad pastoril benévola, pero poco a poco su figura se fue distorsionando. Cuando esto ocurrió, Hastur ya había pasado a considerarse una deidad réproba y sanguinaria. Hastur vive en la ciudad extraterrestre de Carcosa, situada junto al Lago Hali, que a su vez se ubica en un planeta de las Híades, cerca de Aldebarán.

Pese a no tener una forma original definida, muchas veces se le representa como un ser similar a un pulpo amarillo o morado, aunque es más habitual verle como El Rey de Amarillo, su avatar humano. También aparece a veces como un cadáver hinchado y purulento, ya que Hastur es capaz de introducirse en los cuerpos muertos para manejarlos a voluntad. Otro avatar de Hastur es El Devorador de La Lejanía, una bestia abominable. El aspecto de Hastur varía enormemente según quien provea la descripción. Hay quien afirma que al ser medio hermano de Cthulhu de tamaño y forma parecidos. Hay quienes lo han retratado como una enorme y feroz bestia bípeda. Algunos estudiosos, al reparar en la apariencia de los elegidos de Hastur cuando el dios los posee con parte de su esencia, elucubran con la posibilidad de que se trate de un gigante abotargado carente de huesos, mientras que algún testigo ha llegado a describirlo como una entidad octópoda dotada de un semblante inmensurablemente espantoso.

Hay quien afirma que se trata de la encarnación del principio de la entropía, la inevitable tendencia de todas las cosas a migrar del orden al desorden o al caos. Otros aseguran que está relacionado con el determinismo, su opuesto exacto, la idea de que todas las cosas se atienen a la mecánica de la causa y el efecto, donde no tiene cabida la libre voluntad ni la divergencia del curso predeterminado.

Hastur suele aparecer asociado a un talismán maldito conocido como el Signo Amarillo. Este objeto parece algo imprescindible para Hastur, ya que, si lo pierde, lo busca desesperadamente, asesinando o maldiciendo a cualquiera que se interponga en su camino. También suele aparecer vinculado a un libro, El Rey de Amarillo, que contiene, entre otras cosas, el conjuro de invocación de Hastur. Se cree que las llamadas Semillas de Hastur son bestias octópodas que habitan el Lago Hali. Los Byakhee reciben a menudo el sobrenombre de Siervos de Aquel Que No Debe Ser Nombrado en los textos de los mitos, pero se desconoce si se trata de una raza que fue creada por Hastur o sencillamente, absorbida y esclavizada por él.

El culto a Hastur alcanzó una breve popularidad durante el renacimiento, pero no ha dejado de crecer paulatinamente desde el periodo de finales del siglo XIX, cuando hizo su aparición la esquiva pieza de teatro El Rey de Amarillo. Los que se consagran a Hastur suelen pronunciar el Juramento Innombrable, permitiendo que Hastur posea sus cuerpos en cualquier fecha posterior a cambio de algún favor o ayuda en el presente. Una secta numerosa y activa, la Hermandad del Signo Amarillo, medra en la actualidad, como un cónclave de influyente y acaudalados hombres de negocios y líderes políticos.


Nombres

El que no debe de ser Nombrado, El Inefable, El Rey Amarrillo, Señor de Los Espacios Interestelares, El Devorador de La Lejanía, Assatur, Xastur y Kaiwan.


Necronomicon

El cuarto, Hastur, El Inefable, La voz de los Antiguos, de los Primigenios; es El Vengador y Destructor, El Caminante sobre el viento, el Wendigo, el que no debe de ser nombrado y cuyos dominios se extienden por el aire y por los espacios interestelares. Se halla exiliado en el Lago de Hali, cerca de Carcosa de las Híadas próximas a Aldebarán. Entre las constelaciones, esta indicado por el signo de Acuario, en el aspecto terrestre Hastur esta asignado al Este.

Escuchad la voz del temido Hastur, escuchad el lúgubre sonido del torbellino, la loca impetuosidad del Viento ultimo que se arremolina oscuramente entre las silenciosas estrellas. Escuchadlo e El, el de Dientes de Serpiente, que aúlla entre las entrañas de otro mundo; El, cuyo rugido sin fin siempre colma los cielos eternos de la escondida Leng.

Su poder es capas de arrancar el bosque y aplastar la ciudad, pero ninguno conocerá la mano que golpea y el alma que destruye, por que el maldito vaga espantoso y sin cara, con su forma desconocida por los hombres, escuchad entonces su voz en las horas oscuras, contestad a su llamada, inclinaos y rezad a su paso, pero no pronuncies su nombre en voz alta.


El Rey de Amarillo

Image Unavailable

El Rey de Amarillo es uno de los avatares de Hastur y es uno de las formas más conocidas de este. Es un ser poderoso y misterioso, portador de la locura y de la condenación, asociado con la obra teatral del mismo nombre. A juzgar por las historias originales, la obra El Rey de Amarillo está vinculado de alguna manera nebulosa y horrible con el Rey de Amarillo. Su naturaleza, los motivos del Rey y su modus operandi no están claros; pero aparece de vez en cuando en la Tierra, por animación de cadáveres o al poseer humanos ya esclavos de él, y reclamar o recuperar los que le han eludido. El Rey en su forma original es muy alto y antinaturalmente escuálido, compuesto al parecer por completo de andrajos amarillos que ocultan su rostro.

Leer la obra de El Rey de Amarillo expone al Rey y hace que los lectores caigan bajo su influencia, volviéndoles locos. Hay pocas referencias directas al Rey de Amarillo en el libro que lleva su nombre. Hay implicaciones que él es una especie de horrible ser, tal vez todo poderoso, de gran alcance e insidiosamente penetrante, aunque no se menciona apenas de qué sustancia es o el origen ni la verdadera forma que adopte; sus maquinaciones, sin embargo, nacen de un deseo ilimitado de dominación.

Los fragmentos tentadores dados del guión de la obra, como se menciona en las historias, sugieren que el Rey está conectado con la Máscara Pálida, que es, posiblemente, una proyección o avatar del propio rey o al menos su siervo o emisario. El rey parece, sin embargo, estar presente en la "realidad", así como dentro de la ficción del universo en el que se da la obra; parte del horror de las historias es la forma en la malicia del rey sangra a través de una capa a otra. Para los personajes, permitir que sus mentes se abran al juego prohibido y su mundo es permitir a su alcance para llegar a la de ellos.


Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License