Hijos de Shugoran
Image Unavailable

Son unas criaturas que sirven como mediadores entre los Tcho-tcho y su dios Shugoran. Durante el día, los Hijos de Shugoran tienen el aspecto de hombres negros normales, pero por la noche se convierten en unos horridos humanoides de tres metros, dotados de pies y manos palmeadas y de una larga trompa. Los Tcho-tcho escogen a sus heraldos entre aquellos miembros de la tribu que poseen unas características determinadas; estas deben abarcar desde ser negro hasta medir más de dos metros. Una vez seleccionado el candidato, será llevado a la selva y allí entrará en contacto con Shugoran. Este le otorgará parte de sus poderes y se adueñará de su mente para, acto seguido, enviarlo de vuelta a la aldea. Tras esto, el iniciado pasa a ser uno de los Hijos de Shugoran y adquiere la capacidad de transformarse por las noches en una versión reducida de su dios. Los Hijos de Shugoran son venerados y reciben los sacrificios en nombre de Shugoran. Si están satisfechos, pueden acceder a ayudar a sus devotos a castigar afrentas o a acallar a aquellos que saben demasiado. Los Hijos de Shugoran pueden viajar para ello a cualquier parte del mundo, siempre acompañados de algún devoto que les sirva de intérprete, y una vez que localizan a su víctima, la atacan por la noche y le succionan toda su sangre usando su trompa. Tras esto, proceden a deshacerse del cadáver.

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License