Hiperborea
Image Unavailable

Hiperbórea es un continente legendario, la principal fuente de información sobre la cultura hiperbórea es el Libro de Eibon, escrito por el brujo más poderoso de Mhu Thulan, Eibon. Hiperbórea es una tierra considerada mítica por la investigación histórica tradicional. También es conocida como Thule o Ultima Thule. Geográficamente se situa en el extremo norte, ya sea en el extremo septentrional del continente asiático, en Groenlandia o más allá. Los defensores de la teoría de la Tierra Hueca consideran que no se halla en el mundo de la superficie, sino en el interior. La leyenda más antigua conocida proviene de los autores griegos clásicos; hablan de "la tierra más alla del viento del norte": un paraíso septentrional habitado por inmortales. Las especulaciones teosóficas sitúan este continente hace millones de años, antes de la aparición del ser humano sobre la Tierra y, según el esquema mitológico de la teosofía, Hiperbórea sería el hogar de la Segunda Raza Raíz, una raza casi completamente espiritual, que representaría el primer paso del descenso a la materialidad desde el puro espíritu. Esta Hiperbórea espiritual de los teósofos se sitúa en un pasado en torno a los 25 millones de años. Por supuesto, no se conserva ningún resto material, y toda la información ha sido obtenida por medios misticos y no se puede verificar.

Antes de las diferentes edades de hielo, Hiperbórea era un lugar cálido cubierto por junglas. Los antecesores de la raza humana fundaron ciudades en terrenos conquistados a los Voormis, siendo las principales Commorion y Uzuldaroum. Algunos notables accidentes geográficos de Hiperbórea serían las Montañas Eiglofianas, una cordillera que cruza el continente de norte a sur con su punto más alto en el Monte Voormithadreth, y cavernas como aquellas en las que viven Abhoth, la Caverna de los Arquetipos, y Nug y Yeb, Y'quaa, de la cual se rumorea que pudo ser hogar de otros seres aborrecibles. La cúspide de la jerarquía social de Hiperbórea la ocupaban, habitualmente, los brujos, que eran considerados los "mediadores de los dioses". También existía una pequeña nobleza, con grandes privilegios pero con una participación en la política casi nula. Por debajo de ellos está el pueblo llano. Cabe resaltar como excepción la existencia de monarquías feudales en algunos puntos de la región, en las que el rey y los nobles concentraban el poder.

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License