Ithaqua
Image Unavailable

Conocido también como El Viento Caminante, El Dios de La Nieve, El Wendigo. Ithaqua es uno de los Dioses Primordiales y su apariencia es la de un horrible gigante con una forma más o menos humana y de brillantes ojos. Ithaqua también suele mostrarse como un gigantesco cúmulo de nieve dominado por dos ojos brillantes, pero también puede adoptar un aspecto humanoide. Se ha informado de él en el norte de América y en el Ártico. Se cree que actualmente merodea el Ártico en busca de exploradores incautos para asesinarlos. Ithaqua aparece en entornos fríos del norte, en especial en medio de unos círculos de piedra trazados por sus cultistas. Si atrapa una víctima, la recubre de una crisálida gélida que provoca un estado de congelación. Es posible romper la crisálida y salvar a quien está dentro, pero estas personas suelen morir poco después por culpa de la hipotermia. El culto a Ithaqua es muy pequeño pero es muy temido en el norte de América. Los temerosos habitantes de Siberia y Alaska hacen sacrificios para que Ithaqua se apacigüe. Los que se unen al culto se benefician de la capacidad de ser inmunes a las bajas temperaturas. También llegan a utilizar a los Shantaks para convertirlos en sus sirvientes. A menudo Ithaqua intentan poder reproducirse con mujeres para así dejar descendencia y de esa manera el universo será de él. Se especula que Ithaqua desea perpetuar su especie para calmar su amarga soledad pues el es el único de su especié, sin embargo ninguno de sus hijos a sobrevivido. Normalmente se dice que "Wendigo" es como llaman los indígenas a Ithaqua. Sin embargo, el comportamiento del Wendigo no se parece al de Ithaqua. En algunos relatos se dice que son parientes, cosa que suena más razonable. Tal vez la denominación de Ithaqua, "El Wendigo", se deba a una confusión de los cultistas, que asociaron ambas deidades creyéndolas ser un solo ente.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License