Necronomicon
Image Unavailable

El Necronomicón, también conocido como "El Libro de Los Muertos" o "El Libro de Los Nombres Muertos", es el grimorio más famoso de Los Mitos de Cthulhu. El Necronomicón es un libro de saberes arcanos y magia ritual, cuya sola lectura provoca la locura y la muerte. Pueden hallarse en él fórmulas olvidadas que permiten contactar con unas entidades sobrenaturales de un inmenso poder. También incluye multitud de rituales para despertar de su sueño eterno a los antiguos dioses. El nombre "Necronomicón" vendría de las palabras griegas νεκρος (muerto), νόμος (ley, norma) y εἰκών (símbolo, imagen) y significaría "Imagen de la Ley de los Muertos". Sin embargo, algunos estudiosos de la lengua griega defienden que la terminación -icon de esta palabra no viene de εἰκών sino que es un sufijo griego que se traduciría como "lo relativo a…", de manera que la traducción completa de la palabra quedaría como "Lo Relativo a la Ley de los Muertos". No hay un mutuo acuerdo para determinar cuál de las dos traducciones es la más acertada, pero lo cierto es que ambas son posibles.

El Necronomicón fue escrito por el árabe loco Abdul Alhazred de Sana, Yemen poco antes de su misteriosa muerte, acaecida en el año 738 d.C. Los manuscritos originales fueron pasados a limpio y publicados bajo el título de Kitab Al-Azif (que significa "el rumor de los insectos por la noche", sonido que en el folclore arábigo se atribuye a demonios y malos espíritus). El Kitab Al-Azif suele encontrarse como un viejo tomo encuadernado con piel humana. Al parecer, su sola presencia puede generar ansiedad y pánico entre los que se encuentran en la misma habitación que el libro. En ellos se incluían conjuros y revelaciones que supuestamente Alhazred había recibido durante su exilio en el desierto de manos de unos misteriosos seres de otro mundo.

Sobre el año 950, el Kitab Al-Azif fue traducido al griego por Theodorus Philetas y fue entonces cuando al libro se le dio por primera vez el título "Necronomicón". Uno de sus compiladores fue el erudito Ibn Khallikan. Comenzó a tener una rápida difusión entre los filósofos y hombres de ciencia de la Baja Edad Media. Sin embargo, los horrendos sucesos producidos en torno al mismo hicieron que la Iglesia Católica lo condenara en el año 1050. Pronto el libro fue prohibido pero, en 1228, Olaus Wormius encontró una edición del libro escrita en latín. Finalmente, tanto la edición griega como la latina fueron prohibidas por el Papa Gregorio IX y todos los ejemplares que se requisaron fueron quemados. La versión inglesa fue escrita por el místico John Dee en 1600, pero esta no vio la luz hasta después de su muerte, cuando fue publicada por Meric Casaubon en 1651. Parece ser que existe una edición española del Necronomicón titulada Alazife y publicada en torno al año 1300 en León, España. Esta versión, escrita en castellano antiguo, es de autoría anónima y fue traducida a partir de unos manuscritos requisados al rey moro Abderramán I.

Quedan muy pocos ejemplares de tal libro prohibido y peligroso. Se ubican ejemplares en la Universidad de Buenos Aires, en la Universidad de San Marcos de Lima, en la Biblioteca de Widener de Harvard, la Biblioteca Nacional de París, en el Museo Británico, en la Universidad Miskatonic en la ciudad de Arkham y en una secta de Kingsport. Se dice que Jorge Luis Borges creó una ficha sobre el mismo en la Biblioteca Nacional de Argentina, así como que en el catálogo de la Biblioteca de Santander, España aparecía también una versión latina del libro. También se dice que en el Archivo General de Simancas, Valladolid se guarda un ejemplar en castellano antiguo.

Apenas quedan ejemplares del Necronomicón. La versión latina es la más famosa, pues aún quedan algunos ejemplares de ella, mientras que los originales árabe y griego se han perdido o al menos eso es lo que se cree. De la versión escrita por John Dee no se conservan ejemplares. Se sabe también que el pintor Richard Upton Pickman y el brujo Joseph Curwen tenían en su poder sus propios ejemplares del Necronomicón, pero ambos desaparecieron junto con sus propietarios.


Contenido

El Necronomicón se divide en cuatro partes:

  • La segunda parte de 19 capítulos habla sobre lo acontecido en "el Año de la Muerte" y describe a Nyarlathotep.
  • La tercera esta dividida en 36 capítulos narra acerca de la magia, rituales, y secretos.
  • La cuarta parte, que no está dividida en capítulos, describe lo escrito en el Libro del Destino, que anuncia lo que sucederá en la Sagrada Orden.

Citas

"Que no está muerto lo que yace eternamente, y con los eones extraños incluso la muerte puede morir."

"Muchos y multiformes son los oscuros horrores que infestan la Tierra desde sus orígenes. Duermen bajo la roca inamovible; crecen con el árbol desde sus raíces; se agitan bajo la mar y en las regiones subterráneas, habitan los reductos más sagrados. Cuando les llega su hora, brotan del sepulcro de orgulloso bronce o de la humilde fosa de tierra. Algunos hay de antiguo conocidos por el hombre; otros, permanecen ignorados hasta el día terrible de su revelación. Tal vez los más espantosos y atroces no se han manifestado aún. Pero entre aquellos que surgieron hace tiempo, entre los que han evidenciado su insoslayable presencia, hay uno que por su suprema inmundicia no puede nombrarse: la descendencia que los moradores secretos de las criptas han engendrado en la humanidad."

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License