Perros de Tindalos
Image Unavailable

Los Perros de Tindalos o Sabuesos de Tindalos son unas criaturas extradimensionales. Fueron creados cuando la Diosa Exterior K'thun se sirvió de la piel de Noth-Yidik como material genético para crear su especie. Por provenir del ADN de un dios, se puede decir que los Perros de Tindalos tienen una naturaleza casi divina, de ahí sus grandes poderes. Se dice, asimismo, que los Perros de Tindalos representan todo lo que es impuro y, por ser la pureza algo inalcanzable para ellos, los perros odian todo lo que es puro y desean corromperlo o destruirlo. Esta naturaleza impura vincula a los perros con las formas angulares, pues estas carecen de la pureza que poseen las formas curvas. Los Perros de Tindalos viven en el punto del espacio-tiempo correspondiente a la era de la Tierra en la que surgieron las formas de vida unicelulares. Desde allí, son capaces de viajar por los ángulos del tejido dimensional para viajar en el tiempo y perseguir a sus posibles víctimas.

Es poco probable toparse con un Perro de Tindalos, a no ser que se consuma la llamada Droga Liao, que permite viajar en el tiempo y que puede acercar peligrosamente a la guarida de los perros a quien se sirva de ella irresponsablemente. En caso de cometer la imprudencia de usar esta droga para viajar a la era de los Perros de Tindalos y de ser descubierto por estos, lo mejor que se puede hacer es regresar cuanto antes al presente y refugiarse en un lugar en el que no haya ninguna forma angular, pues los perros de Tindalos solo pueden manifestarse si hay alguna en el entorno. Una alternativa es cubrir de cemento todas las esquinas de una sala y deshacerse de todo el mobiliario para evitar que las criaturas puedan aparecer. Sin embargo, este método no es infalible, pues los perros de Tindalos cuentan con la ayuda de los Dholes, que pueden causar terremotos para agrietar el cemento colocado en las esquinas con el fin de que estas recuperen su forma angular para que puedan servir como acceso para los Perros de Tindalos. Si esto llegara a ocurrir, la víctima ya no tendría escapatoria. Otra forma de repeler los es realizar el Pentáculo Pnakótico en el suelo, colocarse en él y pronunciase los ensalmos correspondientes. Si bien deja exhausto a quien lo realiza, hace huir a los perros que se acerquen hasta medio metro del pentáculo y evita todo daño físico.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License