Proto-Shoggoth
Image Unavailable

Existe la teoría de que los Antiguos crearon la vida en la Tierra sirviéndose de los Proto-Shoggoth. Sin embargo, según el Libro de Eibon, fue Ubbo-Sathla quien creó solo la vida terrestre. Es posible que la explicación a esta incongruencia sea que el Proto-Shoggoth fuera creado usando material genético obtenido a partir de los restos de plasma que Ubbo-Sathla dejó sobre la superficie. Por tanto, los Proto-Shoggoth habrían surgido a partir de Ubbo-Sathla y posteriormente toda la vida habría surgido a raíz de ello. Los Proto-Shoggoths poseen un cuerpo elástico y metamorfo: puede alargar de repente un brazo a distancias de hasta tres metros o mirar con sólo formar un ojo en la palma de la mano. Reciben daño mínimo de armas físicas y no pueden ser empalados al no tener órganos internos. El fuego sólo les hace la mitad de daño, y posee regeneración. No necesitan dormir. Si un Proto-Shoggoth se pone nervioso, existe la posibilidad de que pierda el control y sus rasgos se deformen revelando su forma no humana. Entonces, no puede cambiar sus facciones para parecerse a otra persona de forma efectiva, sino que puede mantener su antigua forma humana o deformarse monstruosamente. En la forma de monstruo tiene el mismo color y textura de la piel humana, aunque es móvil y puede cambiar de forma a voluntad, haciendo crecer extremidades, órganos sensoriales o bocas sin labios. Su masa y volumen totales no pueden cambiar, por lo que si hace brotar de su pecho un brazo largo y grueso, alguna otra parte de su cuerpo se encogerá de forma equivalente. En combate, además de movimientos del cuerpo pueden usar un aplastamiento. Al contrario que los verdaderos Shoggoths, sólo pueden atacar a una víctima humana a la vez hasta su muerte por aplastamiento o absorción.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License