Rametep

Es una secta hermética egipcia consagrada a Osiris, que en ocasiones también aparece con el nombre de Ramatep o Rame Tep. Sus orígenes son inciertos, pero la versión más comúnmente aceptada afirma que se remonta al reinado de Nefrén-Ka, el Faraón Negro de la Tercera Dinastía que extendió cultos innombrables por las tierras del Nilo para servir a sus señores. Cuando el Faraón Negro fue derrocado, el Rametep degeneró tratando de adaptarse a las creencias tradicionales de Egipto y adoptando a Osiris como su dios patrón y posteriormente a Set, el misterioso dios egipcio del inframundo que era un avatar de Nyarlathotep. Sus sangrientos rituales y sus asesinatos selectivos acabaron por hacerles caer en desgracia ante los gobernantes.

Exterminados todos sus fieles en el siglo XVII a.C., durante muchos siglos se consideró a la secta desaparecida. Sin embargo, a lo largo de la historia se han producido resurgimientos periódicos de cultos que afirmaban proseguir la labor del Rametep. En Cultos Inconfesables del profesor von Junzt, se llega a la conclusión de que estas sectas sólo están tangencialmente relacionadas entre sí. El proposito original del culto se ha perdido y sólo pervive como instrumento dedicado a la venganza y el odio. De cuando en cuando un individuo se topa con las Enseñanzas del Rametep, el libro sagrado de la orden y decide proseguir su labo. El Rametep se distingue por los crímenes que comete en busca de algún tipo de venganza de una injusticia que sufrieran sus seguidores, ya sea real o imaginaria. Para ello suelen utilizar su temible veneno, aunque en diversas épocas han recurrido a otros métodos de ejecución, siempre procurando cierta discreción de modo que las autoridades no puedan relacionarles con los asesinatos. El veneno del Rametep Es un suave veneno que de por sí no causa daños físicos, pero que provoca terribles alucinaciones en las que la víctima se ve en peligro mortal, lo que la lleva a realizar acciones desesperadas que suelen provocar su propia muerte. En el Necronomicón se habla de esta sustancia y se afirma que se fabrica con esencia de loto negro adulterado con otras raíces de plantas.

Las ceremonias del Rametep sólo guardan unos pocos vínculos con su fe original, básicamente lo referido a los sacrificios y la parafernalia egipcia. Antiguamente se celebraban en lujosas tumbas faraónicas profanadas, aunque en épocas más modernas cualquier local decorado adecuadamente puede valer. Los sacrificios siguen siempre presentes, ya sea como homenaje a sus antiguos dioses o como muestra del sadismo que siempre posee a los sacerdotes de esta secta.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License