Shans
Image Unavailable

Los Shans son unos seres artrópodos inteligentes naturales de Shaggai, planeta que orbita una estrella gemela en los confines del universo. Los Shans, o comúnmente los Insectos de Shaggai, eran capaces de adaptarse a las constantes emisiones radioactivas, a través de la capacidad de absorber la energía electro estática del medio ambiente. Este requisito era esencial para su desarrollo en un mundo tan inhóspito. Sin embargo, llegó un momento en que la supervivencia en el planeta se volvió imposible. La especie fue llevada al borde del exterminio por un cataclismo: un cambio orbital, causado por el dios exterior Ghroth, puso a Shaggai peligrosamente cerca de sus estrellas. El planeta comenzó a ser bombardeado por dosis masivas de radiación que destruyó la atmósfera causando estragos en la mayoría de los seres nativos. Pasaron millones de años hasta la aparición de nuevas formas de vida resistentes a esta energía perjudicial. Con su mundo natal a punto de ser tragado por la estrella que en otro tiempo le sirvió de sustento, los Insectos de Shaggai subieron a bordo de su flota estelar y emprendieron una migración en masa para colonizar un nuevo hogar.

Los insectos tienen las dimensiones de un ave terrestre, con un aumento en el tamaño de la envergadura con sus alas abiertas, pudiendo alcanzar hasta medio metro. Tienen cinco pares de patas articuladas. Son torpes y se mueven lentamente. Cerca de las patas, tienen tentáculos que realizan las funciones básicas para agarrar y manipular. Puesto que estos apéndices son prensiles y muy sensibles se utilizan como herramientas táctiles. Tienen dos pares de alas delgadas formadas por un material coriáceo, situado en la parte posterior de su cuerpo. Normalmente son recogidas y plegadas en lugares por debajo de su exoesqueleto. Este mecanismo protege las alas de agentes exteriores y evita que se dañen. Son capaces de aletear tan rápido que parecen invisibles. En condiciones normales, estas criaturas pueden volar a una velocidad de hasta 40 kilómetros por hora y mantenerse suspendidas en el aire. La autonomía de vuelo depende de cada criatura, pero en general son capaces de utilizar sus alas durante períodos relativamente prolongados, hasta dos o tres horas sin interrupción.

Los insectos de Shaggai no tienen antenas. En cambio, están equipados con un dispositivo capaz de realizar el reconocimiento del entorno. Este se distribuye en tres secciones redondeadas. No se alimentan de materia sólida: sus orificios de la boca sirven principalmente para mantener estructuras largas y tubulares enrolladas dentro. Para determinar un olor extienden estas "lenguas" hacia el objeto en cuestión, y las terminaciones nerviosas desempeñan una función doble, correspondiente a los sentidos del olfato y del tacto. Son capaces de guiarse por las variaciones de las ondas electromagnéticas. Tienen ojos de múltiples facetas; dos pares distribuidos a lo largo de la cabeza, proporcionan una visión periférica muy eficiente. Incapaces de enviar sonidos vocales, se comunican exclusivamente a través de la telepatía. El cuerpo está dividido en tres segmentos y protegido por un exoesqueleto marrón rojizo similar a la de insectos terrestres. Esta armadura natural protege de golpes y otorga un pequeño grado de resistencia a condiciones adversas. En la espalda y cabeza, estos seres poseen ásperas y largas fibras, las cuales recogen la radiación de la luz del sol para transformarla en alimento. Totalmente fotosintéticos, necesitan alimentarse de esta manera al menos una vez cada cinco días terrestres.

Un rasgo notable de los insectos de Shaggai es que poseen una estructura encefálica compuesta formada por tres cerebros: esto les permite concentrar su atención en múltiples actividades sin reducir su eficiencia en ninguna de ellas, así como lanzar hasta tres conjuros al mismo tiempo, al menos en el caso de que el Shan esté versado en artes mágicas. Son hermafroditas, pero necesitan compañeros para fertilizar un recipiente que contiene sus huevos. Este generalmente se sitúa en la base de los tentáculos. Esta bolsa de los huevos se coloca en un lugar seguro donde pueden eclosionar las crías después de fecundada. Cada camada genera entre dos y ocho larvas. Inmediatamente después del nacimiento, las larvas se devoran unas a otras, hasta que queda una sola. Esta necesita unos años para desarrollar la capacidad de mantenerse con la radiación solar. Hasta entonces, se alimenta de pequeñas criaturas.

Estos insectos desarrollaron un gusto peculiar por la violencia, el sadismo y el dolor. La psicología de los insectos de Shaggai es completamente alienígena, careciendo de cualquiera ética humana reconocible. Aparte de unos cuantos herejes, los Shans se dividen en dos facciones: los devotos fanáticos del avatar de Azathoth, Xada Hgla que desean eliminar a todas las otras sectas, y una facción de hedonistas amorales cuyo propósito principal es hallar nuevas experiencias, que suelen ser de carácter cruel o depravado. Su imaginación sádica es a menudo puesta en práctica empleando un anfitrión, preferiblemente uno consciente, del que obtienen satisfacción a partir de sus impulsos electromagnéticos en el cerebro. La relación es completamente parasitaria. Mientras habita un anfitrión humano, el Shan tiene cierto control sobre las acciones del anfitrión.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License