Tcho-tcho
Image Unavailable

Los abominables Tcho-tcho son un pueblo de humanoides degenerados. Los Tcho-tcho suelen tener el aspecto de humanoides lampiños de tez muy rosada. Sin embargo, también existe un grupo de Tcho-tcho que, al haberse mezclado con hombres nativos de Malasia, han ido adquiriendo los rasgos de personas asiáticas normales. Los Tcho-tcho son un pueblo extremadamente supersticioso y permanecen vinculados a sus tradiciones y rituales arcanos, de los que se han negado a desprenderse. Veneran a los primigenios Chaugnar Faugn, Nyarlathotep en su avatar de Shugoran, Lloigor y Zhar. Al parecer, las ceremonias de los Tcho-tcho están repletas de sacrificios humanos. Se dice que los Tcho-tcho eligen a sus víctimas de forma muy meditada y no aleatoriamente. Se sabe que existe un repugnante caracol llamado Caracol Chaucha que los Tcho-tcho emplean para seleccionar los sacrificios: si el caracol pisa la sombra de alguien, el individuo al que pertenezca dicha sombra debe ser inmolado. La sociedad Tcho-tcho es especialmente cerrada y no toleran que nadie intente saber demasiado sobre ellos. Los Tcho-tcho mestizos del pueblo chaucha son especialmente tenaces a la hora de silenciar a los curiosos y pueden llegar a perseguirlos por todo el mundo para silenciarlos. En cuanto a sus hábitos culinarios, muchas fuentes apuntan a que son caníbales.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License