Trapezoedro Resplandeciente
Image Unavailable

El Trapezoedro Resplandeciente o Trapezoedro Brillante es un objeto fuertemente relacionado con el dios Nyarlathotep. El Artefacto es de origen extraterrestre y es de impensable antigüedad y poder, se trata de una caja ovoidal de metal amarillento con extraños relieves que representan criaturas monstruosas. En su interior se halla un cristal o gema negro-rojiza de extraño resplandor, de unos diez centímetros de longitud, tallada con ángulos y formas caprichosas, sostenido en el centro de la caja por unos soportes de oro. Permanece oculta dentro de la caja que la protege de la mirada de los curiosos.

Al mirar directamente a este talismán se pueden observar escenas de otros mundos. El Trapezoedro Resplandeciente era empleado por diversas sectas con la finalidad de ponerse en contacto con Nyarlathotep. El ritual realizado consistía en abrir la caja para mirar directamente a su interior con la finalidad de establecer un vínculo y, a continuación, cerrarla de golpe para culminar la invocación. Esto permitiría que Nyarlathotep se manifestase en el lugar señalado en su avatar del Morador de las Tinieblas para que así sus más fervientes devotos puedan adorarle y pedirle favores. Se trata de una especie de ventana espaciotemporal, que permite contemplar otros mundos y comprender secretos increíbles, pero a cambio exige monstruosos sacrificios.

El Trapezoedro Resplandeciente procede de un lugar muy remoto, según algunos de Yuggoth, aunque no está claro si fue creado allí o si simplemente permaneció en dicho planeta un tiempo. Fue llevado a la Tierra por los Antiguos, que lo depositaron en su caja eones antes de la aparición de los primeros homínidos. Tras la caída de los Antiguos en el Triásico Inferior, fue rescatado por los hombres-lagarto de Valusia. De allí pasó a Lemuria, a la Atlántida y finalmente a Egipto, donde fue empleado en sus rituales por La Secta del Murciélago de la Arena. Posteriormente pareció estar relacionado con algunas prácticas rituales llevadas a cabo por Nefrén-Ka, el Faraón Negro. Cuentan que posteriormente fue encontrado por Nitocris en las Criptas de Kish y a partir de la caída de dicha reina se perdió el rastro del Trapezoedro.

Tras permanecer olvidado durante casi más de cinco mil años bajo las arenas de Egipto, fue descubierto en 1843 por un arqueólogo y ocultista norteamericano, el profesor Enoch Bowen que excavaba la tumba de Nefrén-Ka. Bowen se llevó el artefacto de vuelta a su ciudad natal en Providence, Rhode Island y en 1844 fundó la Iglesia de la Sabiduría Estelar y realizó sacrificios sangrientos en honor de Nyarlathotep. Debido a la creciente inquietud pública, el culto fue disuelto en 1877, y sus cerca de 200 miembros abandonaron Providence. Sin embargo, el Trapezoedro quedó en su templo en Federal Hill. Lo último que se sabe del Trapezoedro es que fue arrojado al fondo de un canal por el Doctor Ambrose Dexter.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License